Historia

Para la familia Ferrara el arte de hacer pasta tiene una historia que se remonta a hace más de un siglo. Una historia que comenzó en el Ottocento con un molino clásico conectado a la fábrica situada en el Agro Nolano, en aquella parte de la llanura de Campania situada en la zona oriental de Nápoles.

En realidad, la pasión nació de la familia Lombardi, ancestro del lado materno de la dinastía industrial de los Ferrara. Pellegrino Lombardi supo combinar con sabiduría el fin comercial de la empresa con la pasión por la búsqueda y la innovación.
Son suyos los diversos inventos industriales, todos completamente patentados de manera regular, que en aquella época causaron sensación, revolucionando así la metodología de producción y de deshidratación que contribuyeron a la revolución tecnológica de todo el sector de la pasta; otorgando un importante impulso al sistema artesanal tradicional de la producción de pasta seca.
Los inventos, bastan citar entre todos la máquina rotativa para el empaquetado continuo y la máquina de secado horizontal para productos de pasta, llevaron a la empresa del nivel puramente artesanal en el que operaba hasta entonces, hasta un nivel basado principalmente en la industria.
Les innovations, en citant simplement parmi elles la machine rotative pour l’emballage continu et la machine de séchage horizontal pour pâtes alimentaires, conduisent l’entreprise, du processus purement artisanal avec lequel elle opérait jusqu’alors, à un concept industriel de plus grande envergure.

Ya a principios del siglo pasado, la empresa instaló maquinaria innovadora con patente de propiedad y adoptó metodologías originales de proceso. En 1957 la pasión, el empeño y el amor por este trabajo generó en Guido Ferrara, que ya contaba con una producción propia, la voluntad de transferir la actividad a la nueva fábrica de San Paolo Bel Sito, provincia de Nápoles, en donde empezó una producción de alta calidad y donde se recogían los frutos de una excelente gestión empresarial con un crecimiento constante de la satisfacción de los propios clientes.

Siguiendo de forma encomiable los objetivos de su abuelo, Guido Ferrara aporta otras innovaciones tecnológicas al proceso de producción de la pasta. Estas son reconocidas y utilizadas todavía hoy en día por los mismos constructores de líneas de proceso destinadas a las fábricas de pasta. E incluso es el creador de la alta temperatura para la deshidratación de la pasta, un método que aumenta notablemente los estándares de calidad.

storia-nuova storia-nuova2

Este arte antiguo se transfiere de generación en generación y las innovaciones permanecen en el tiempo gracias al estudio y a la experimentación.

Storia del Pastificio Guido Ferrara

En 1990 Guido Ferrara junto con su hijo, Luca, inauguraron un nuevo complejo industrial y tecnológicamente muy avanzado en el área industrial de Nola, cediéndole en 2003 toda la dirección de la empresa. Actualmente Luca Ferrara es el único gerente de la fábrica de pasta Ferrara, posicionada cómodamente a nivel internacional entre los líderes del sector. En un mercado siempre muy competitivo, la fábrica de Pasta Guido Ferrara se distingue por la naturalidad del producto y el respecto por la tradición que se combina con la mayor evolución tecnológica.
La empresa, con cuota de mercado claramente en alza tanto en Italia como en el extranjero, produce con una marca propia “Pasta Ferrara” o para terceros como por ejemplo otros fabricantes y marcas de grandes cadenas de supermercados. Sus productos se distribuyen en Italia, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, África, Asia y en Australia.

Comments are closed.

footcol1
footcol2