EL MÉTODO

EL MÉTODO

El encomiable apelativo “el poeta de la pasta” se le confirió a Guido Ferrara por parte de los miembros de la Unión Industrial de Nápoles, como reconocimiento al gran mérito de haber combinado sabiamente la pasión por los conocimientos artesanales del arte bianca, arte italiana de la panificación, con las innovaciones tecnológicas más modernas de carácter absolutamente industrial, mejorando así la calidad del producto final.

El arte de hacer pasta, una de las actividades más importantes y en auge que existen en Campania, tiene sus orígenes en una tradición que se remonta a hace más de un siglo en la familia Ferrara.

De dos de los regalos más básicos, antiguos y preciosos de la naturaleza: sémola de trigo duro y agua, a través de un proceso industrial tecnológicamente avanzado pero que ofrece la posibilidad de conservar las características originales y típicas de trabajo, nace un alimento exquisitamente italiano que todo el mundo envidia, con su sabor intenso, su aroma delicado y su cálido color dorado: “La Pasta Ferrara” un puro placer.

ACCENNO ALL’ ASPETTO PRODUTTIVO:

La sémola de trigo duro seleccionada se descarga desde el camión cisterna en los 14 silos de almacenaje que tiene nuestra fábrica.

De forma sucesiva, la sémola (analizada rápidamente y almacenada conforme a nuestros estándares) se transporta a la amasadora y se le añade agua de forma adecuada. Así se obtiene la masa que se empuja por un pasador hasta las matrices para que estas se ocupen de conseguir los diversos formatos de la pasta.

El procedimiento llega a ser muy delicado al alcanzar el proceso de “deshidratación”. Las principales características físico-químicas y organolépticas del producto final dependen de este proceso; en otras palabras, el sabor es la bondad de la pasta.

El camino de la pasta sigue con el empaquetado. Aquí la pasta se introduce en paquetes individuales que a través del envoltorio llegan hasta las cajas.

Con la ayuda del paletizador, estas cajas se colocan en tarimas que por medio de un vehículo guiado por láser (LVG por sus siglas en inglés) se trasladan a los almacenes automáticos para que se carguen y se expidan a todo el mundo.

Comments are closed.

footcol1
footcol2